Luces de Bohemia
|

El esperpento en la España de Valle-Inclán

Ramón del Valle-Inclán

La muerte de Ramón del Valle-Inclán el 5 de enero 1936 marcó el fin de una era literaria, pero su legado perdura a través de grandes obras como Luces de bohemia, un testimonio perdurable de su genialidad y de su visión única de la España de su tiempo.
Luces de bohemia es una obra maestra que pone en escena el esperpento en la España de Valle-Inclán. Las escenas transcurren en un Madrid surreal, brillante y famélico. Fue en esta obra, concretamente en la escena XII, que Ramón del Valle-Inclán introdujo el término «esperpento» como concepto estético, este hecho le otorgaría un lugar de honor en la literatura española del siglo XX.
El término esperpento aparece en la conversación joco-seria que mantiene el ciego Max Estrella y su lazarillo, Latino de Hispalis, que deambulan por las calles de Madrid durante las horas que preceden a la muerte del poeta ciego.

El esperpento

Max Estrella nos recuerda que este concepto se originó en la pintura de Francisco de Goya, donde los héroes clásicos se deforman en espejos cóncavos, reflejando así el absurdo de la vida española. Según Max, la tragedia de España solo puede ser comprendida a través de una estética sistemáticamente distorsionada. De hecho, veía a España como una deformación grotesca de la civilización europea, y en esos espejos cóncavos, las imágenes más hermosas se volvían absurdas.
Luces de bohemia denuncia la realidad de la época de Valle-Inclán. A través de Max, se disecciona la España de la Restauración, un país que el autor veía como opresivo, injusto y cegado ante su propia monstruosidad. Este tema es un arquetipo en la literatura que se remonta a los tiempos de Edipo, Homero y Demócrito: la ceguera que conduce a una mirada más lúcida.

El esperpento en la España de Valle-Inclán

La obra también aborda la vida bohemia y las dificultades que enfrentaban los escritores y artistas de esa época. El personaje de Max Estrella, en parte inspirado en el poeta modernista Alejandro Sawa, un amigo de Valle-Inclán, encarna la figura del bohemio y anarquista. Su trágica muerte en manos de Don Latino en su última noche es un reflejo de las tensiones y traiciones que pueden surgir en el mundo bohemio.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *